LA “CHINCHE DIMINUTA” SE EXTENDIÓ A OTRAS VARIEDADES DE VEGETALES

 In Prensa

Chinche01La zona del Valle Bonaerense de Río Colorado continúa sufriendo  el ataque masivo de la Chinche Diminuta.

Este insecto, caracterizado como una especie polífaga, se extiende a diversas malezas, como flor amarilla, nabo, bolsita de pastor, mostacilla, verdolaga, entre otras, y distintos cultivos, como maíz, girasol, pasturas, frutales, hortalizas, especies de tipo ornamental y plantas de jardín.

Si bien el pico máximo se dio entre mediados y fines de diciembre pasado, siendo los cultivos más afectados los de girasol y cebolla, aún sigue presente sobre diversas variedades vegetales que existen en el área de riego.

La Chinche Diminuta, se alimenta, principalmente, de hojas y tejidos jóvenes que están en la etapa activa de crecimiento.

Específicamente, busca succionar agua y nutrientes de las plantas, inyectando, a su vez, saliva tóxica y diseminando patógenos.

Algunos de los síntomas que pueden observarse sobre las partes afectadas son retraso en el crecimiento, deformación y un consecuente aspecto de roído y escaldado, que luego se transforma en necrosis, pudiendo llevar a la muerte del tejido, en casos extremos.

Las áreas sensibles y afectadas por la picadura de este insecto pueden representar, la puerta de entrada de otros organismos fitopatógenos oportunistas y, más aún, si continuamos sufriendo condiciones de sequía y marcadas diferencias de temperatura entre el día y la noche como las que se están dando últimamente en la zona.

El aspecto que presenta puede confundirse, a simple vista, con el de una mosquita, aunque si se la observa detenidamente puede advertirse el cuerpo de color gris oscuro o negro, con patas y antenas amarillas y manchas negras, ojos grandes y globosos. Su tamaño puede variar de 2 a 5 milímetros.

La multiplicación masiva de esta chince se dio por la presencia de condiciones climáticas que favorecieron su reproducción, como fue el cambio brusco de un otoño e invierno lluvioso a una primavera y verano seco con fluctuaciones de temperatura diarias.

En cuanto a su ciclo, “Nysius Simulans” tiene dos o tres generaciones al año. Transcurre su vida como adultos en los meses de invierno y en la primavera oviponen.

Con posterioridad a esto, aproximadamente un mes, las larvas y los adultos comienzan a alimentarse, succionando la savia de los tejidos vegetales.

Los técnicos del Área de Desarrollo de Corfo Río Colorado puntualizaron que resulta importante seguir periódicamente los cultivos para detectar los ataques a tiempo.

El control químico puede efectuarse con insecticidas específicos, siempre y cuando las dosis utilizadas sean las recomendadas para esta especie en particular y según el cultivo que se trate.

Para que la acciónl sea eficiente deben ser aplicadas en la mañana temprano o al atardecer, pues la chinche suele protegerse de la insolación y la radiación intensa.

Otras de las actividades que pueden tenerse en cuenta para ello, es realizar barbechos químicos de manera preventiva y el control de malezas, preferentemente las de hoja ancha, pues estas son las más apetecibles para la chinche.

Es sumamente importante tener presente que la mayoría de los insecticidas comúnmente utilizados son moderada a altamente tóxicos para abejas, por lo que se debe tener extrema precaución al momento de utilizarlos en los cultivos de girasol.

Técnicos del Área de Desarrollo de Corfo informaron que, según el seguimiento de los lotes afectados y tratados, no se notó una erradicación total de este insecto, aunque sí se ha observado una disminución notable de la población presente.

Esto se puede deber a que, tratándose de una especie polífaga, al verse amenazada en un cultivo en particular, migre hacia otras especies vegetales para continuar adelante con su ciclo.

En cuanto al ataque en variedades de hortalizas, los ingenieros recalcaron la importancia de respetar el período de carencia de los insecticidas, es decir, respetar el tiempo necesario para estar libre de residualidad antes de ser consumido por los seres humanos.

Aún no se tiene una evaluación definitiva sobre los daños provocados . Se supone que los resultados podrán verse reflejados con posterioridad a la cosecha de las especies, como, por ejemplo, en el caso de girasol, cebolla o maíz.

Ante cualquier consulta, los productores pueden acercarse al Área de Desarrollo de CORFO Rio Colorado, situada en la sede de 28 y 5, de Pedro Luro, o comunicarse a los teléfonos: 291-4129392/291-4128700.

chinche02chinche03

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search