“ANTE EL MENOR RECURSO HIDRICO HAY QUE SER MAS EFICIENTES EN LA GESTION DE LA DEMANDA”

 In Noticias

La situación en la región  del río Mendoza no se diferencia de otras cuencas de esa provincia.

“Desde el 2009 a la fecha estamos entre un 15 y un 45 por ciento por debajo de la media, que es de 1.430 hectómetros cúbicos”, reveló el ingeniero Mario Salomón, gerente hídrico de la primera zona de riego de esa provincia, en ocasión de la reciente visita de una comitiva de aquella región al área de Corfo.

Remarco que hoy se cuenta con una menor disponibilidad hídrica, pero con el agravante de que existe una gran variabilidad climática, aunque las lluvias adicionales han permitido, en algunos casos, mitigar algo el déficit.

A juicio de Salomón, la situación en la cuenca Norte de Mendoza es compleja, pero también lo es la de los ríos Tunuyán, Diamante y, sobre todo, en el Atuel, donde los niveles han caído hasta 55 por ciento por debajo de la media.

Explicó que se ha corrido el anticiclón del Pacífico (el del Atlántico no tiene mucha influencia), de manera tal que los mantos importantes de nieve que antes estaban en los 4.200 metros, hoy se encuentran a 5.000 metros de altura.

Reveló el disertante que los modelos elaborados indican que para el año 2100 se va a contar con 150 milímetros menos de precipitación nívea y un aumento de la temperatura media de 4 grados.

“Más allá de que puedan aumentar algo las lluvias, en definitiva contaremos con mayor demanda de agua, menos disponibilidad del recurso y una alta variabilidad”, dijo.

–¿Cómo manejan ese déficit al momento de la distribución?

–Tratamos de ser más eficientes, para lo cual la gestión de la demanda resulta fundamental. Ajustamos la distribución, regando de noche, nivelando, sacando la suciedad. Estamos muy encima de todo esto. Ya sabemos que no podemos modificar la oferta, por lo que, insisto, trabajamos en mejorar la demanda.

Comentó Salomón que también existe  en aquella región una política muy fuerte en materia de reservorios.

“En lugar de pensar en grandes represas, para lo que no nos alcanza el dinero, tratamos de hacer reservorios en las fincas”, dijo.

–No hay dudas de que el cambio climático ya está afectando…

–No es que el cambio climático nos va a afectar. Ya nos afectó y nos debemos acostumbrar a esto. La sequía de ayer es el agua que disponemos hoy.

   –Usted habló de la desaparición de productores chicos…

–La superficie cultivada va a crecer un 5 por ciento. De todas maneras, se va a concentrar en grandes productores, en grandes firmas. El pequeño productor no va a poder sostener el modelo y se nos van a ir clientes.

–En base a este panorama, ¿cómo planifican la producción?

–Se hace una declaración jurada de lo que se va a cultivar. Nosotros les pedimos (a los productores) que cultiven menos cantidad, pero que sean más eficientes en la superficie regada. En la década del 80 era extraordinario lograr de 20 a 25 mil kilos de tomate por hectárea. Hoy no anda bien quien no consigue 100 mil kilos.

–¿Tienen muchas pérdidas en los canales por infiltración?

–Las pérdidas van de un 4 a un15 por ciento por kilómetro, aunque en realidad es relativa, porque termina alimentando al acuífero. Hoy tenemos el 31 por ciento de los cauces revestidos. Estamos en medio de una política de reuso de aguas de las plantas depuradoras y del sector industrial. Se le hace un tratamiento primario y esa agua sirve para reforzar el recurso.

“Igualmente buscamos el recurso en las napas subterráneas, lo que nos permite enfrentar turnos espaciados en la entrega de agua que resultan complicados para quienes hacen horticultura”, concluyó Salomón.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search