CASA DE PIEDRA SE RECUPERO, PERO LA ESCASEZ HIDRICA AUN NO DESAPARECIO

 In Destacados, Noticias

Ha sido fundamental, para que esto suceda, la actitud favorable que tuvieron todos los actores principales de la cuenca, desde los productores y los canaleros hasta los representantes de las provincias ribereñas de este río.

 

Por David Roldán / droldan@lanueva.com

Cualquier persona ajena a la vida del río Colorado, cuando se asome en estos días al cauce, se asombrará de encontrar que no es tan correntoso como en sus épocas de esplendor.

Es que ha comenzado otra de las vedas anuales que se acentuaron a partir de la notable escasez de nieve en la alta cordillera y que permitieron una recuperación de las reservas que se ubican detrás de la presa Casa de Piedra.

“Sin esta acción, hubiéramos tenido varios años en los que habría sido casi imposible cerrar los ciclos productivos, particularmente en el valle bonaerense administrador por Corfo”, admite el ingeniero Fernando Andrés, gerente técnico del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco).

La construcción del dique permitió poder manejar los caudales, tanto en las crecientes como en las serias bajantes como la que se dio en los últimos ciclos y administrar los recursos para que no se produjeran crisis con consecuencias incalculables.

“Este año otra vez se mantuvo el espíritu de hacer un uso óptimo del agua”, admitió el funcionario.

Y en esto reconoció la participación de productores y de los representantes de las cinco provincias ribereñas (Buenos Aires, Neuquén, Mendoza, Río Negro y La Pampa) quienes, colaboraron en la elaboración de programas de erogación de caudales que, por un lado, aseguraron las actividades productivas y, por otro, ayudaron en acumular reservas pensando en los tiempos que vienen.

“Esta fue la primera vez que pudimos acumular agua en el lago, sin dejar de regar”, comentó Andrés.

En efecto, al momento de concluir el ciclo productivo, Casa de Piedra presenta 95 centímetros más de altura que al comienzo.

Hoy la cota del lago está en 275,89 y se inició con 274,94.

“Todos resignaron algo porque aquí la frazada es corta”, puntualizó el ingeniero Andrés.

Reconoció la colaboración que hubo desde la subsecretaría de Recursos Hídricos, que elaboró un pronóstico justo, a partir del cual se fueron programando las actividades.

En los primeros días de mayo comenzó el período de restricción de las erogaciones desde Casa de Piedra.

“La veda demostró ser un instrumento necesario en el manejo de la cuenca”, dijo Andrés.

En el período 2011/12, cuando se evidenciaba una caída importante en el nivel del lago, se decidió reducir el caudal del río, aguas abajo del dique, a 20 metros cúbicos por segundo. En los tres ciclos posteriores, se disminuyó a 15 metros cúbicos por segundo.

Ahora se evacuarán 22 metros cúbicos por segundo, procurando que se disminuya el tenor salino del agua que en esta etapa se destina en su mayoría para consumo humano y se contribuirá a cuidar la vida del río.

También se permitirá la generación de un caudal mínimo de energía, tanto en Casa de Piedra como en Salto Andersen, de manera de compensar el esfuerzo que se hizo en esa materia durante los momentos más críticos de la cuenca.

Por eso, si se asoma al río, no se asuste que en agosto próximo volverá a crecer…

 

Del ingeniero Marcos Aragón:
“Al final, pudimos regar sin problemas”

En el valle bonaerense del río Colorado administrado por Corfo el ciclo de riego que concluyó fue favorable.

“Pudimos regar sin problemas y, al mismo tiempo, mejorar las reservas en Casa de Piedra, lo cual no es poco”, admitió el ingeniero Marcos Aragón, gerente técnico de la Corporación.

Reconoció que las lluvias favorecieron, no solo por el volumen, sino porque fueron oportunas. También contribuyeron las temperaturas.

“Si bien agosto y septiembre fueron meses secos, de ahí en adelante los registros de lluvias fueron mayores que el año anterior”, reveló.

Esta situación posibilitó que se fueran manejando las erogaciones en función de las necesidades de la zona.

“¿Para qué largar más agua si en el valle no falta humedad? es la pregunta que permanentemente nos hacíamos y eso permitió contar hoy con más recursos”, dijo Aragón.

Reconoció que hubo más nieve que en períodos anteriores.

Estimó que en el próximo ciclo podrían ocuparse las mismas hectáreas con cebolla, aunque podría crecer la siembra de girasol, maíz y trigo, pues las condiciones de mercado son más favorables.

En pocas palabras

Hubo más nieve en las nacientes

Falta: El ciclo hídrico concluye a fines de junio. De todas maneras, se admitió que el derrame fue de 3.460 hectómetros cúbicos, 800 más que la media de los últimos años (31%más).

Uso humano: El 1,5 por ciento del agua del río se destina a consumo humano; el 0,5 por ciento para usos industriales y el 98 por ciento para riego.

En la veda: Si apenas 1 metro cúbico por segundo se extrae para consumo humano, está muy claro que con 22 metros cúbicos la demanda está por demás cubierta.

Seguir guardando: Esta crisis demostró que hay que seguir cuidando los caudales en Casa de Piedra. Otros años, en el corte de riego se erogaban de 50 a 60 metros cúbicos. Hoy, sólo 22.

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search