EL PRODUCTOR TIENE QUE DARSE CUENTA QUE HAY QUE CUIDAR EL AGUA

 In Prensa

riegoDos calificados especialistas que llegaron desde Mendoza a la zona de Corfo destacaron las posibilidades que ofrece el riego como productor de alimentos al mundo, pero advirtieron que los caudales están escaseando.


Por David Roldán / droldan@lanueva.com

Una de las posibilidades de cumplir con las demandas crecientes de alimentos por parte de la humanidad es a través del riego.

Esta expresión, contundente, corrió por cuenta, en forma coincidente, de los ingenieros Fernando Gomensoro y José Morábito, quienes disertaron en la última jornada de capacitación en la materia realizada en el Centro de Capacitación de Corfo, en Hilario Ascasubi.

Detallaron que de la agricultura existente en el mundo, apenas el 18 por ciento se realiza bajo riego.

No obstante, remarcaron, esta técnica aporta alrededor del 40 por ciento de todos los alimentos que se consiguen.

Es más, en la Argentina, la agricultura cubre 38 millones de hectáreas y apenas el 2 por ciento está bajo riego.

Este fue el diálogo mantenido por ambos técnicos con “La Nueva.”:

–¿Cuál es la tendencia que observan en materia de riego?

–La demanda de alimentos va a seguir creciendo. Los privados están creciendo, con riego suplementario (de aguas subterráneas). Deberían alinearse políticas públicas y privadas para fortalecer las inversiones y así se podrán lograr avances.

–Dentro de los sistemas de riego, ¿cuáles crecen más y cuáles potencialmente tienen más posibilidades?

–El riego suplementario es el que más creció. Desde el 2003 se incorporaron 800 mil hectáreas. En materia de riego convencional existieron altibajos. En Mendoza la coyuntura legal impide otorgar nuevas concesiones, a lo que se sumaron cuatro años pobres hidrológicamente hablando. En la última década se invirtieron 1.000 millones de pesos y se logró mantener la superficie. De otra forma, hubiera sido difícil.

–¿Se ha tomado conciencia en el país del potencial del riego?

–Se descubrió en los últimos años. Es que algunos productores pudieron duplicar su producción a través del riego suplementario o complementario independizándose del clima. Por eso muchos de ellos no tienen problemas en apostar a invertir en tecnificación. No olvidemos que países como China van a seguir comprando granos, por ejemplo, asegurando un mercado.

–Y la demanda seguirá creciendo…

–La FAO asegura que para el 2050 se duplicará la demanda de alimentos. Debemos estar preparados para un mercado cambiantes. Si seguimos siendo muy rígidos y no tenemos visión, los vamos a perder.

–¿Debe cambiar su actitud el productor?

–Tiene que estar muy informado. Existen indicadores económicos que nos pueden ayudar a invertir. Hay formas de saberlo anticipadamente.

–¿Qué más se podría hacer para no quedar rezagados?

–Lo que se puede hacer en estas economías regionales, es subir un escalón por encima de las producciones primarias para lograr ser un poco más competitivos. Defender el precio, asociarse para emprender procesos productivo y no sacar el producto primario. Ganar lugar en determinados mercados con tecnología.

–¿La crisis del agua es futuro o presente?

–Es presente y es grave. El recurso es muy escaso. Por eso será positivo todo lo que planifiquemos, gestionemos y decidamos lo antes posible.

–Pero no tomamos conciencia hasta que no llegan las sequías…

–Todo nos lleva a pensar que la disponibilidad de agua será menor. Por eso hay que tomar conciencia de ello. Es un proceso donde hay que educar, entender, participar y mejorar.

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search