El riego no tuvo problemas durante la última campaña

 In Destacados

El valle bonaerense del río Colorado cerró el pasado ciclo productivo sin mayores problemas para el riego.

Esto lo afirmó el gerente técnico de Corfo Río Colorado, ingeniero Marcos Aragón, al hacer una evaluación de lo sucedido en el ciclo que acaba de terminar.

“Ha sido un año bueno desde el punto de vista del riego, máxime considerando que venimos de un período de escasez hídrica en la cuenca”, consideró.

Es que ya en el período 2010/11 comenzaron a declinar notablemente las precipitaciones de nieve en la zona cordillerana, donde se abastece el río, originándose una crisis que no tenía antecedentes, al menos en las últimas décadas.

No obstante, merced a la coordinación efectuada desde el Comité Interjurisdicción del Río Colorado (Coirco) con todos los sectores vinculados con la producción se pudo continuar con las actividades con algunas restricciones.

“Sin abundar, últimamente mejoró la disponibilidad de nieve, lo que hizo que el difícil panorama tienda a revertirse”, sostuvo Aragón.

Puntualizó que el riego en el valle bonaerense no tuvo problemas en el último ciclo, en función de dos factores: por un lado bajó la demanda y por otro las lluvias fueron mayores.

Frente a una media de 450 milímetros al año, en muchos lugares se llegó a los 700 milímetros.

“Desde el punto de vista del riego, pueden considerarse como favorables a las lluvias”, dijo el gerente técnico de Corfo.

Admitió que toda lluvia tiene momentos oportunos y otros inoportunos, en función de los cultivos.

Recordó Aragón el fenómeno climático de enero que dejó unos 100 milímetros en el valle bonaerense que, por un lado, llevó a disminuir la demanda de agua desde el Colorado pero, por otro, terminó creando problemas en cultivos importantes como la cebolla.

“Es cierto que la cebolla demanda agua, pero esa lluvia evidentemente la afectó en su sanidad”, afirmó.

Lo propio ocurrió con la alfalfa, que terminó con menores rendimientos de los esperados.

Y, por supuesto, el mal estado de los caminos, creó muchas dificultades para extraer la leche que se produce en varios establecimientos existentes en la zona.

Otros cultivos, en cambio, se vieron beneficiados por ese fenómeno.

Aragón admitió que, en base a las encuestas que se elaboran en conjunto con la Universidad Nacional del Sur, se confirmó la reducción del área sembrada en el valle.

Lo atribuyó a la combinación de dos factores muy fuertes: por un lado, la escasez de agua en el Colorado y, por otro, el desaliento que existía en los productores, debido a las políticas agropecuarias imperantes.

Un ejemplo muy claro es el de girasol semilla.

De 15 a 20 mil hectáreas que se hacían se cayó a tan sólo unas 2.500.

“Es que se había dejado de sembrar girasol en el país, pues el cultivo no era rentable. Por lo tanto, nadie pedía semilla”, comentó Aragón.

A su juicio, las siembras se van a revertir en la zona, pues la rentabilidad de los productos ha cambiado y esto hará que aumente la demanda del riego.

En definitiva, de aquellas 140 mil hectáreas que se regaban, se cayó a 80 mil, aunque el proceso puede llevar a que este año se oscile entre las 100 y 120 mil, en tanto que el área cultivada seguramente podrá ser mayor en los ciclos sucesivos.

“Veremos que pasa en el próximo invierno en materia de nieve. En función de esto, habremos de trabajar, otra vez, para planificar las entregas de agua”, concluyó.

Acueducto a Bahía Blanca
“Agua buena y suficiente”

“No habrá problemas ni de calidad ni en cantidad de agua para el acueducto que terminará en Bahía Blanca”.

En esto fue contundente el ingeniero Marcos Aragón, cuando se lo consultó sobre este proyecto que sigue creando algunas controversias, particularmente en distintos sectores de esta ciudad.

El ingeniero Aragón recordó que ya está acordada la entrega de los dos metros cúbicos por segundo que puede llegar a demandar, como máximo, ese acueducto.

Hoy se entregan al valle bonaerense, para producción, un máximo de 100 metros cúbicos por segundo.

“El acueducto reclama 2 metros que se sacarían al riego y esto ya tiene el visto bueno, teniendo en cuenta que el uso humano del agua del Colorado es prioritario”, afirmó.

“La obra se puede hacer. Ahora bien, si la discusión en Bahía Blanca es si es la mejor obra o no, no es una decisión nuestra, sino de los técnicos que la habrán evaluado antes de darle factibilidad”, aclaró.

A su entender y más allá de las ventajas y desventajas que pueda tener, le dará a Bahía Blanca una cuenca independiente de la serrana que hoy depende sólo de las lluvias.

“Desde Coirco y Corfo podemos asegurar que no existen problemas ni de cantidad ni de calidad de agua”, dijo.

A continuación dejamos la nota radial completa realizada por el señor David Roldan al Ing. Marcos Aragon.

https://www.youtube.com/watch?v=73usxfnh-b4&feature=youtu.be

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search