Frente al nuevo ciclo productivo

 In Prensa

SE ACONSEJA SER CAUTELOSOS

Autoridades del área de Irrigación de la provincia de Mendoza han recomendado ser cautelosos respecto de la disponibilidad de caudales que pueden existir para el venidero ciclo productivo 2015/16.

Al ser consultados sobre el esperado fin de la crisis hídrica que se viene dando desde unos años a esta parte, aseguraron que serán necesarias nuevas nevadas para dar por terminado este difícil período de escasez de agua.

“Todavía no podemos decir que hemos salido de la crisis. Si no tenemos ninguna nevada más quizás lleguemos con menos nieve a octubre, fecha en que se realiza el informe final de la temporada”, explicó Juan Andrés Pina, director de Gestión Hídrica del Departamento General de Irrigación.

Para el experto, actualmente se cuenta con el 85 por ciento de la nieve que se necesita para tener un año medio.

Si bien reconoce que, en algún caso, se han superado las medias históricas, detalló que lo que ellos toman para hacer sus evaluaciones son las máximas anuales medias, es decir, los registros de mayores nevadas de cada año.

Teniendo en cuenta esta medición, la única estación donde se ha superado el promedio es en Horcones, (al norte de Mendoza) con un 32 por ciento más.

En las demás estaciones ubicadas al centro y al sur de ese territorio todavía no se alcanza el valor esperado.

Pina remarcó que las nevadas no son el único dato que toman para determinar el fin de la crisis.

“Hay que ver, por ejemplo, cómo se comporta la cantidad de nieve que ha caído, ya que luego de cinco años de crisis existe un gran porcentaje de esa nieve que no va a escurrir por los ríos sino que, naturalmente, va a recargar acuíferos y vegas de alta montaña”, sostuvo.

Otro aspecto que se toma en cuenta son las temperaturas necesarias para fundir la nieve.

“A veces las bajas temperaturas llegan hasta diciembre y la nieve comienza a derretirse más tarde, lo que atrasa el escurrimiento en los ríos”, señaló.

Por eso, para Pina es fundamental realizar un análisis compuesto para poder determinar de forma fehaciente con cuánta agua se llegará a la temporada de verano en Mendoza.

La misma recomendación de ser cautelosos corresponde a la cuenca del Colorado.

Es que si bien hasta el momento la nieve acumulada en las nacientes del río, particularmente en su principal afluente, el Grande (que se origina al sur de Mendoza) es mayor que en los cinco años anteriores, aún tampoco se ha llegado a la media histórica.

Esto hace suponer que se podría disponer de un mayor volumen de agua, aunque, como lo señaló el funcionario mendocino, habrá que ver qué cantidad de nieve se traducirá efectivamente en agua durante la venidera temporada de deshielos.

Por lo pronto, existen dos datos favorables: hay un poco más de agua en el lago Casa de Piedra y ha nevado más.

Habrá que ver si se produce alguna nevada importante más de aquí a que finalice el invierno y si se cumplen los pronósticos que hablan de una primavera más lluviosa en el valle bonaerense del Colorado.

De manera tal que, como decíamos al comienzo, se aconseja continuar siendo muy cautelosos a la hora de planificar la nueva campaña productiva y saber que, por más que este ciclo hídrico sea superior a los anteriores, habrá que continuar guardando caudales para recuperar las importantes reservas que se perdieron.

13 de agosto de 2015

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search

Abrir chat
Hola, 👋
¿En que podemos ayudarte?