LA GRAN NEVADA RENOVÓ LAS ESPERANZAS EN LA CUENCA DEL RÍO COLORADO

 In Prensa

riocoloradoEl panorama no deja de ser preocupante, porque, si bien subieron las reservas en el lago Casa de Piedra, en el valle bonaerense estamos frente a un año muy seco.

Por David Roldán / droldan@lanueva.com

La gran nevada que se produjo a partir del jueves de la semana pasada en las nacientes del río Colorado, es decir sur de Mendoza y norte de Neuquén, provocó cierto alivio en todos los sectores vinculados con esta cuenca.

Es que hasta ese entonces el frío intenso no se había traducido en tormentas importantes que pudiesen suponer que el panorama difícil que se viene dando desde hace cinco años tuviese un vuelco total.

“La situación sigue siendo preocupante”, admitió el gerente técnico del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco).

“Ocurre que venimos de varios ciclos muy secos que nos llevaron a perder gran parte de las reservas existentes en Casa de Piedra y habrá que seguir cuidando con mucha atención los volúmenes que hoy existen”, acotó el ingeniero Fernando Andrés.

La primera nevada del año se produjo el 5 de este mes. Fue de apenas 44 milímetros.

La última, alcanzó a 238 milímetros, volumen superior al acumulado en los cinco años anteriores para igual fecha.

Esto significa apenas el 66 por ciento del promedio anual, lo que demuestra que no hay que exagerar con las expectativas.

“Cierto es, de todas formas, que en lo que queda del invierno podrían producirse otras tormentas que contribuyan un poco más a mejorar la situación, aunque nada de esto está asegurado”, acotó Andrés.

Un punto a favor, este año, es que son mayores las reservas en Casa de Piedra.

Hoy el nivel del lago es de 1,33 metros más que en 2014 a igual fecha.

Esto se pudo conseguir merced a la acción mancomunada de todos los sectores de la cuenca, en particular aguas abajo del dique.

Porque se aprovechó que en el ciclo anterior, en el valle bonaerense abundaron las lluvias. Esto permitió que las erogaciones fueran menores.

“Claro que el contraste, en esta ocasión se da porque tenemos más agua en el lago, pero aquí, en Corfo, el año viene muy seco”, comentó el ingeniero Marcos Aragón, gerente técnico de la Corporación.

Y comparó: en marzo del año pasado cayeron 109 milímetros y este, solo 19; en abril 96 y este 87; en mayo 73, contra apenas 4; en junio de 2014, cayeron 20 milímetros y en este no precipitó y en lo que va de julio, apenas cayeron 7 milímetros, contra 57 del año pasado.

Después, en 2014, vino una primavera muy húmeda y las compuertas erogaron mucho menos de lo habitual.

Esta sequía, puntualizó Aragón, demandará que este año las compuertas se abran en la época habitual, es decir fines de este mes.

“Hay más hectáreas de cebolla temprana que necesitan agua, lo mismo que las pasturas”, argumentó.

La cebolla sembrada en abril (que se cosecha en diciembre), ya pide agua y la lluvia ha sido escasa, de manera que no queda más remedio que el riego llegue a la zona en los primeros días de agosto. Será cuando se pase de los apenas 15 metros cúbicos por segundo a 45 metros transcurriendo por el cauce del Colorado.

En resumidas cuentas, nevó bien, pero el panorama no deja de ser preocupante.

Al punto tal que para agosto se han programado reuniones con los productores para plantear la realidad en materia de disponibilidad de agua.

“Gracias a la toma de conciencia se sobrellevaron los últimos años. No queda otra salida que continuar así”, coincidieron Andrés y Aragón.

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search

Abrir chat
Hola, 👋
¿En que podemos ayudarte?