LAS LLUVIAS ATENUARON EN EL RÍO COLORADO LA REPETIDA FALTA DE NIEVE

 In Prensa

casadepiedraSi bien el invierno fue apenas un poco más benigno que el año pasado, las reservas que se consiguieron fueron producto de la menor utilización de caudales.


Por David Roldán / droldan@lanueva.com

La reiteración de un año seco, en materia de nevadas, no ha tenido, hasta ahora, los efectos negativos que se hubieran esperado en la cuenca del río Colorado.

Es que, sorpresivamente, se dio un fenómeno climático que no estaba en todos los pronósticos: la presencia de intensas precipitaciones, en particular en el valle bonaerense, área donde se consume la mayor parte de los volúmenes disponibles.

Esta circunstancia permitió contar con una humedad suficiente como para no demandar, temporariamente, el agua que, en forma habitual, se requería del río.

Fue así que en más de una oportunidad, en forma coordinada entre las autoridades de Corfo y del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco) se decidiese postergar la reapertura de las compuertas en Casa de Piedra.

Así fue como, en forma lenta pero progresiva, se pudieron incrementar las escasas reservas que habían quedado en el lago, producto de los siete anteriores ciclos que fueron secos, en particular los cuatro últimos, lo que llevó los niveles a registros que sólo se contabilizaban en la década del 90, cuando comenzó el llenado de la presa.

El pre-pronóstico de la subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación daba 12,5% menos de nieve que el año pasado. No obstante, nevadas tardías de septiembre, llevaron el valor a un 10% más que en ese ciclo.

Igual, fue un período seco.

“Hoy el lago tiene 1,25 metros más de nivel que el año pasado y si estamos mejor es producto de la concientización, el esfuerzo y la coordinación de las áreas de riego con nosotros”, aseguró el ingeniero Fernando Andrés, gerente técnico del Coirco.

Esta semana, reveló, se llegó a cota 275, valor que no se daba desde 28 de agosto de 2012, cuando el descenso no pudo interrumpirse.

Hoy están pasando por Buta Ranquil, previo al dique, más de 200 metros cúbicos por segundo, valor que el año pasado sólo se logró en un par de días.

A juicio del ingeniero Marcos Aragón, gerente técnico de Corfo, la situación sigue siendo crítica en la cuenca.

“Las lluvias permitieron que se utilice muy poca agua en los tres primeros meses de riego y esto trajo el aumento de reservas”, dijo.

Hasta hoy, reveló, cayeron en la zona más de 650 milímetros, contra una media de 400 a 450 anuales.

Igualmente, admitió que un factor determinante fue que este año se ha sembrado casi un 15 por ciento menos de cebolla (unas 10 mil hectáreas en total), el producto de mayor de manda de agua.

Bajó más del 50 por ciento la extensión cubierta con girasol semilla, hecho que también influirá en los requerimientos de caudales.

Según Aragón, con respecto al año pasado, se tratará de proveer el mismo volumen de agua en el verano y, en cambio, aumentar un poco en el otoño venidero.

Igualmente, reconoció que habrá que ver cómo se comporta el clima en los meses que viene.

“Se anticipan lluvias algo superiores a las normales, con eventos meteorológicos fuertes. Habrá que ver si las temperaturas son o no tan agobiantes como el verano anterior”, dijo.

Insistió, finalmente, en que el objetivo final será incrementar aún más las reservas.

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search

Abrir chat
Hola, 👋
¿En que podemos ayudarte?