MUCHA DEMANDA DE AGUA POR LA INTENSA SEQUIA Y EL CALOR

 In Destacados, Noticias

El valle bonaerense del río Colorado padece un clima agresivo con pocos antecedentes en los últimos años. Casa de Piedra terminará el período con una baja.

DAVID ROLDAN/La Nueva.

Un clima por demás agresivo y con pocos antecedentes similares en los últimos años viene padeciendo el valle bonaerense del río Colorado, jurisdicción de Corfo.

Es que, como ocurre en el resto del sudoeste bonaerense y, también en otras regiones próximas, las altas temperaturas y el fuerte viento reinaron como nunca no sólo en lo que va de este verano, sino que ya mostraron sus garras en la misma primavera.

“No hay dudas de que esta temporada ha sido mucho más seca que la anterior”, afirmó Marcos Aragón, gerente técnico de Corfo.

Aseguró que, sorpresivamente, se manifestó así la primavera, que suele ser la época en la que las precipitaciones comienzan a aparecer.

El contraste mayor se dio si se compara con el período 2015/16 que fue muy húmedo, permitiendo que se erogara un poco menos de agua desde el dique Casa de Piedra.

“Y, como si no alcanzaran las altas temperaturas y lluvias menores a los promedios, apareció el viento que contribuyó a que la sequía fuera mayor”, acotó el ingeniero Aragón.

Este combo determinó que la demanda de agua fuera intensa y permanente leve .

En estos momentos se están erogando desde la presa 120 metros cúbicos por segundo, porque hay que responder a las necesidades mayores que presentan la cebolla, el girasol y el maíz, fundamentalmente.

Esta vez la cebolla tuvo una baja en los lotes ocupados respecto del ciclo anterior. En contrapartida, aumentaron las extensiones ocupadas con maíz y girasol, cultivos que habían declinado en los períodos anteriores.

Vale puntualizar que de aquellos 120 metros cúbicos, al valle bonaerense llegan unos 95 y se derivan entre 85 y 88, a través de las tres tomas que existen sobre el río Colorado.

Aragón puntualizó que si no existieron problemas es porque se acentuó la toma de conciencia, por parte de los productores, de que el agua es un bien que escasea.

“Tanto desde Corfo como de los consorcios se ha mejorando en la eficiencia”, dijo.

No obstante, aclaró que aún queda mucho por hacer en este sentido.

Se estima para febrero la cosecha del grueso de los lotes de cebolla, en tanto que en febrero ocurrirá lo propio con el girasol y luego vendrá el turno del maíz.

Después llegará un caudal más bajo, destinado al mantenimiento de las pasturas implantadas en el valle bonaerense del Rio Colorado

Así se continuará hasta que, en el otoño, otra vez el río vuelva a sus caudales mínimos para tratar de recuperar las reservas en el dique.

  En pocas palabras

 * Un año que parecía bueno y terminó siendo magro

Las primeras nevadas en la zona cordillerana hicieron crecer la esperanza de que este invierno sería favorable para la cuenca del río Colorado.

Sin embargo, no fue un año bueno en materia de nevadas y los pronósticos terminaron calificando a esta etapa como de muy seca, contrastando un poco con lo que había sucedido durante el año anterior.

Aquel crecimiento

Mejores nevadas en el invierno de 2015 más una erogación mínima por las compuertas del dique determinaron que el nivel del lago pudiera ascender de 274,5 metros a 277 metros a comienzos de agosto. Fueron 2 metros y medio más.

   * De aquí en más

La sequía, los calores y el viento en el valle bonaerense, principal demandante de agua, obligaron a una erogación importante que comenzará decaer en los próximos días. Ya se sospecha que el lago va a bajar un metro y medio.

   * El gran interrogante

Los pronósticos hablan de una extensión de este clima riguroso y no hablan de muchas lluvias en el valle. La gran pregunta es qué ocurrirá en el próximo invierno con las nevadas en las nacientes. Ojalá,se puedan recuperar.

Mucha demanda de agua por la intensa sequía y el calor. La región. La Nueva. Bahía Blanca

 

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search