“NO PUEDE HABER UN BUEN CULTIVO SI NO HAY UNA BUENA GENETICA”

 In Destacados, Noticias

Entrevista al presidente del Instituto Nacional de Semillas (INASE)

El presidente del Instituto Nacional de Semillas (INASE) se expresó convencido de que no puede haber un buen cultivo si no contamos con una buena genética, tanto en las características del cultivo como en la homogeneidad de la calidad del producto.

El ingeniero agrónomo Raimundo Lavignolle estuvo presente en la última reunión sobre cebolla que se realizó en el centro de capacitación de Corfo.

El funcionario nacional fue muy claro en varios de sus conceptos vertidos en una charla que mantuvimos al término del encuentro.

Recordó que en diferentes reuniones sobre cebolla, tanto en la zona como en Buenos Aires, se había detectado la existencia de problemas en la calidad de la producción.

“Y uno de los orígenes de esa situación pasaba por la calidad genética de la semilla”, dijo.

Fue el momento en que desde el INASE se comenzaron a buscar soluciones, determinando acciones que pudieran conducir a una salida, aseguró.

Un primer paso fue implementar la obligatoriedad de comercializar semillas fiscalizadas de cebolla.

La idea pasó por fijar un plazo, que no sea muy largo, pero que se ajuste a la realidad.

Partimos de la idea de contar con un volumen de semilla fiscalizada que pueda cubrir la demanda sectorial.

“Si lo hacíamos con rapidez y no existía un cupo suficiente, estaríamos mandando a la ilegalidad una parte de los cultivos”, dijo Lavignolle.

Por eso establecimos como punto de partida la siembra de 2020.

A juicios del funcionario nacional, es bueno que los mismos productores hayan identificado la calidad de la semilla.

“Ya se dieron cuenta que ese ahorro en el valor de la calidad de semilla les ha traído problemas a lo largo de la cadena”, dijo.

Acotó que “probablemente haya un costo superior, pero cuando uno ve el impacto que va a tener en la cadena y el incremento en la productividad, los costos se van a diluir”.

Otra de las herramientas que se ha pensado implementar junto con el DTV que estableció el Senasa, es ver cómo se puede cruzar información para poder identificar la parte informal de la cadena, que arranca en cultivos informales sobre la base de semillas informales, dijo.

Adelanto Lavignolle que los inspectores del INASE, con la colaboración de los municipios de Villarino y Patagones comenzarán en los próximos días a tomar muestras de todos los materiales que se estén comercializando en la zona.

Se verificará la categoría, si el comerciante está inscripto y que la semilla esté debidamente rotulada.

También se hará un análisis del poder germinativo en los laboratorios de la oficina regional que existe en Bahía Blanca, tratando de determinar si los estándares son los correctos.

Habrá acciones a corto y mediano plazo.

Según el funcionario, los propios productores podrán denunciar sobre la existencia de comercios ilegales de semilla.

Admitió Lavignole que el volumen del comercio ilegal es muy amplio.

“Creo que al término de esta campaña podemos saber la magnitud”, aseguro.

Comentó que lamentablemente se pierden mercados de exportación por problemas de homogeneidad y calidad del producto y esto tiene su origen en la informalidad en la compra de la semilla.

A su entender, constituye un cambio cultural importante que el productor se de cuenta de esto, lo cual determinará el éxito que se pueda lograr.

En definitiva, si no hay buena genética, constituirá un desperdicio el uso de fertilizantes, del riego y del trabajo que se hace en la chacra.

“El productor no puede olvidar que la semilla es la base de todo el esfuerzo del año. Debemos garantizar la calidad del producto, con lo que iremos recuperando paulatinamente mercados que se han perdido”, subrayó.

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search

Abrir chat
Hola, 👋
¿En que podemos ayudarte?