UN PASO MUY ESPERADO

 In Noticias

 

Por David Roldán

droldan@lanueva.com

“¿Quién puede estar en contra de estudiar un río?”, se preguntó, días atrás, en Bahía Blanca el subsecretario de Agricultura, Ganadería y Pesca del ministerio de Agricultura bonaerense, Miguel Tezanos Pinto.

Seguramente que nadie.

Al menos, nadie que reconozca el sentido federal que merecen los cursos de agua en la Argentina, más allá de antecedentes en contra que han existido, como el que mantiene un conflicto, por décadas, entre Mendoza y La Pampa, por el río Atuel.

De eso se trató el acuerdo al que se llegó hace poco en el seno de la AIC.

De comenzar a analizar el río Negro, no sólo en sus caudales, aspecto fundamental,sino en otros aspectos que lo caracterizan.

Y ese será el punto de partida como para después, y de manera inteligente y segura, ver qué se puede hacer con los volúmenes que, si no se utilizan, decididamente se perderán en el mar.

No está mal, hablar de proyectos de riego como se viene haciendo y está bien ir profundizándolos para tenerlos a mano.

De todas formas, habrá que establecer, en primer lugar qué caudales tienen disponibles cada una de las provincias involucradas (Neuquén, Río Negro y Buenos Aires) para, después, ver qué prioridades se otorgan a cada uno.

Esto es vital.

De lo contrario, todo puede terminar en una insólita e inútil disputa entre regiones.

El paso dado lleva años de demora. Por lo tanto, era muy esperado. Pero fue, apenas, un primer paso.

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search