Río Tinto propone una nueva ubicación para el depósito de sal de Potasio Río Colorado

 In Prensa

Ante objeciones de organismos estatales y

ambientalistas, Río Tinto propone alejar el

 depósito de sal a 18 kilómetros del Río

Colorado

 

La empresa angloaustraliana Río Tinto informó el jueves 3 de julio que dio de baja la propuesta de creación de un depósito de sal residual a cinco kilómetros del Río Colorado, en el área del sur de Mendoza donde planea desarrollar su proyecto de extracción de potasio. Tras las objeciones presentadas por diversos organismos del Estado y asociaciones ambientalistas, ahora estudiará su re localización en un área ubicada a 18 kilómetros del mencionado curso de agua.

El anuncio fue realizado ante funcionarios del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO), la Secretaría de Minería de la Nación y organismos técnicos de las provincias de Río Negro, Neuquén, Mendoza y La Pampa que realizaban una visita al predio donde se instalaría la mina "Potasio Río Colorado". En esa delegación, como parte de la representación por Buenos Aires en el COIRCO, estuvieron el administrador General de CORFO, León Somenson, y el gerente técnico de esta Corporación, Marcos Aragon.

Luego de la recorrida por la zona de concesión minera ubicada en el extremo sur del departamento de Malargüe, Somenson señaló que "se ve predisposición en la empresa Río Tinto a presentar una alternativa para la disposición de las pilas de sal que hasta ahora no había mostrado, descartando así la ubicación original, a cinco kilómetros del Río Colorado. De todos modos, la aceptación de esta propuesta va a depender de los estudios que deberá realizar y de los posteriores informes de la secretaría de Medio Ambiente de Mendoza y el COIRCO", indicó.

Como ya se ha informado, representantes de la empresa informaron a las autoridades de CORFO Río Colorado, que el proyecto no avanzará si no obtiene la aprobación del COIRCO.

La nueva posición quedó fijada en un acta del COIRCO. El documento señala que "se recibe la ratificación, por parte de la empresa Río Tinto, de las notas presentadas recientemente en la jurisdicción mendocina y en el COIRCO del abandono de la propuesta original de disposición de sal en un área ubicada a 5 Km del Río Colorado, que fuera objetada por los organismos citados y su relocalización en un área ubicada a 18 km del Río Colorado, que presentaría características topográficas, geológicas, geotécnicas e hidrogeológicas que garantizarían la no conectividad hidráulica con el área de influencia de la cuenca del Río Colorado, así como el cumplimiento de los restantes aspectos que hacen a la evaluación de su impacto ambiental". Se estima que en tres o cuatro meses la empresa podrá presentar un informe técnico ante los organismos encargados de la evaluar la habilitación del proyecto minero.

INFORME AL CONSEJO CONSULTIVO

Tras la visita a Potasio Río Colorado, Aragon y Somenson presentaron un informe al consejo consultivo de CORFO, que integra a representantes de los regantes de la región. Durante el encuentro realizado este viernes, desde el consejo se ratificó la exigencia de las máximas garantías ambientales al proyecto y, en particular, de la preservación del Río Colorado de eventuales riesgos de salinización.

COIRCO (integra CORFO como representante alterno por Buenos Aires) venía reclamando desde hace cuatro años el análisis de alternativas para la ubicación del depósito en un punto más distante del Río o bien la reinyección de la sal en cavernas subterráneas que se crearán para  extraer el potasio mediante el empleo de agua caliente. La posibilidad de que esos sedimentos hagan aportes de sal al Río Colorado también mantiene en alerta a diversos organismos involucrados con el empleo del recurso hídrico y organizaciones no gubernamentales.

La alternativa planteada ahora por Río Tinto consiste en llevar la sal residual del proceso de extracción de potasio a una cuenca cerrada de 230 hectáreas y 30 metros de profundidad, que está a 200 metros por sobre el nivel del lecho del Río. Durante el lapso estimado de 40 a 50 años que tendría la explotación se extraerían 83 millones de metros cúbicos de cloruro de sodio.

La propuesta inicial contemplaba el transporte de la sal en una solución que correría por una cañería, entre la planta de extracción y el depósito. Esta nueva alternativa demandaría el empleo de instalaciones en las que se evapore el agua y su traslado en camiones.    

De acuerdo con lo que informó Río Tinto, el área propuesta ahora presenta una alta concentración de arcilla "impermeable" que impediría la filtración de sal hacia la napa. No obstante, se analiza la posibilidad de revestirla con una membrana geotextil.

            

Print Friendly, PDF & Email

Start typing and press Enter to search